Nokia dice su adiós

En la lista de los 20 celulares más vendidos de la historia, 13 tienen la marca Nokia. Todavía en la mente de muchos, esta palabra es sinónimo de calidad y durabilidad. De hecho en los linderos de las redes sociales aún se utiliza la imagen del emblemático Nokia 1100 -o del 3210- como sinónimo de una era en la que los teléfonos móviles eran fuertes como una roca, simples de manejar, con baterías tan duraderas que parecían eternas. La marca finlandesa evoca una época en la que los teléfonos tradicionales aún campaban a sus anchas, sin advertir los cambios que se avizoraba en el horizonte a manos de una nueva generación liderada por Apple y Google.

Durante la década de los noventa y el inicio del siglo XXI, Nokia se trepó a un liderazgo indiscutido en el mercado de los teléfonos móviles. Cuando Steve Jobs reveló el iPhone en enero de 2007, la firma finlandesa acaparaba casi el 50 por ciento del mercado, según la consultoras Gartner e IDC.Por ese entonces, los teléfonos tradicionales, conocidos en el argot de la tecnología como ‘feature phones’, eran la opción predilecta. Nokia vendió, en 2007, 435 millones de unidades, según Gartner. Lo seguía Motorola, con un lejano 14 por ciento del mercado y Samsung completaba el podio con 13 por ciento. Apple aún no aparecía en los listados.
En la Navidad del 2007, El Nokia N95 fue uno de los artículos electrónicos más deseados. Pesaba solo 120 gramos e incorporaba una pantalla de 2,6 pulgadas con resolución de 240 x 320 píxeles. Su cámara trasera de 5 MP era la envidia de los demás fabricantes y se encontraba habilitado para tecnología de internet móvil 3G. Costaba casi 700 dólares.

Las ventas de teléfonos inteligentes apenas asomaban como una amenaza lejana. Anssi Vanjoki, el director estratégico de Nokia demostró a comienzos de ese año, con una declaración, que la finlandesa respetaba al iPhone, pero lo veían como un producto de nicho: “El desarrollo de teléfonos móviles será como el del PC. Incluso con el Mac, Apple ha atraído mucha atención al principio, pero se han mantenido como un fabricante de nicho. Lo mismo pasará con el iPhone”.
No obstante, Olli Pekka, el director ejecutivo de Nokia en su momento, no dudó en advertir que podía ser un fuerte contendor, que no debía desestimarse por ser un jugador nuevo en la escena.

En octubre de 2007, durante la conferencia de resultados financieros del tercer trimestre, admitió sentirse paranoico con respecto al iPhone. Pekka dijo que Nokia empezaría a incrementar su inversión en investigación para combatir la amenaza que representaban no solo Apple sino también RIM, la canadiense detrás de BlackBerry.
Pero Nokia reaccionó con la lentitud de Goliat y fue derribado por los otrora pequeños rivales. El ritmo avasallador del mercado del mercado de teléfonos inteligentes golpeó sus ventas poco a poco. En 2009, Nokia reportó su primer trimestre con pérdidas en una década. Los teléfonos Android también empezaban a irrumpir con fuerza.

Para 2010, se sabía que Pekka no seguiría como cabeza de la empresa. En septiembre de ese mismo año, Stephen Elop asumió las riendas de la firma.
Elop no logró conjurar el desplome. Según el portal de estadísticas Statista, para el tercer trimestre de 2010, acaparaba el 32 por ciento las ventas de teléfonos inteligentes. Para 2011, ya solo ostentaba el 23 por ciento.
Un año después, en 2012, Nokia sumaba el 7,8 por ciento de las ventas. En cuestión de cinco años, Nokia pasó de ser un gigante a luchar en los últimos escalones del mercado de celulares.James Surowiecki, columnista de The New Yorker resume de forma ejemplar lo sucedido: “Al final, la empresa subestimó la relevancia del software, desde las aplicaciones hasta la experiencia de usuario. Nokia era una empresa conformada por expertos en hardware que marginaban a los expertos en software”.

El sistema operativo de Nokia, Symbian, no logró adaptarse a una era en la que los teléfonos dejaron de ser meras obras de ingeniería y se transformaron en una experiencia, en una herramienta polifacética.Desesperados, adoptaron Windows Phone en 2011, con la esperanza de que el sistema operativo móvil de Microsoft los ayudaría a llegar a los consumidores que habían perdido en los últimos cuatro años. Sin embargo, esta plataforma no se convirtió en su carta de salvación.
Entre 2012 y 2013, la participación de Nokia en el mercado de teléfonos inteligentes quedó reducida a escombros. Para el segundo trimestre de 2013, se encontraba en menos de 5 por ciento. Entonces, en septiembre, se anunció que Microsoft adquiriría la división de móviles de la finlandesa por 7.200 millones de dólares.Desde entonces, se temió por la eventual desaparición de la marca en el entorno de teléfonos móviles. Los miedos se confirmaron el pasado 23 de octubre.
Ese día, el gigante de Seattle anunció que sustituirá la marca Nokia por Microsoft en los nuevos teléfonos que fabrique, tras cerrar la adquisición de la división de teléfonos móviles de la compañía finlandesa el pasado 25 de abril. Así, los teléfonos Nokia Lumia se llamarán a partir de ahora Microsoft Lumia.
Con esta movida, se apaga una de las marcas que nos enseñó a entender qué significaba la telefonía móvil. Sus razones tendrá Microsoft para despegarse de ella.
Los móviles insignia de Nokia no fabricó el primer móvil, pero el Nokia 1011, introducido en 1992 fue el primer teléfono GSM producido en masa. Pesaba 475 gramos y su memoria podía contener 99 números de teléfono.

Se estima que Nokia fabricó 400 modelos de teléfono a lo largo de su historia.
Además de los modelos 1100, N95 y las distintas versiones del Lumia, portales especializados en tecnología recuerdan otras creaciones de la marca finlandesa que marcaron una era. Se trata de los modelos 2100, 3310, 6600, N-Gage, N93, N9 y 808.El Nokia 2100 fue el primer móvil capaz de enviar SMS y fue el primero en incluir el inconfundible ringtone de Nokia:
El 3310 fue el sucesor del 3210 y fue lanzado a comienzos del año 2000. Fue el responsable de que Snake II (también conocido como ‘serpiente’) se transformará en uno de los videojuegos para móviles más populares hasta entonces. El 6600 fue lanzado en 2003. Incluía cámara VGA, reproductor de música y de video. Además incluida Bluetooth y una ranura de expansión de memoria. Era el teléfono más avanzado en ese momento.

Ese mismo año, Nokia también quiso aventurarse en el mercado de los videojuegos. El resultado fue la N-Gage, un teléfono inteligente. No solo era capaz de ejecutar juegos, sino de correr otros programas. Incorporaba conector USB, reproducía MP3 e incluía radio FM.  El N93 fue calificado como un teléfono del futuro por parte de los analistas, cuando fue lanzado en 2006. Exhibía un particular diseño que lo asemejaba a una cámara de video en miniatura. De hecho, era capaz de grabar video en calidad DVD y tomaba fotos con una resolución de 3,2 MP. Su cámara contaba con zoom óptico de 3 aumentos y lentes Carl Zeiss.

El Nokia N9 fue anunciado en 2011. Marcó la línea de diseño que tendría la familia Lumia. Incorporaba en sistema operativo MeeGo, una plataforma que ya incorporaba multitarea y centro de notificaciones. No pasó mucho tiempo antes de que la finlandesa anunciara su migración a Microsoft Phone, lo que marcó el pronto olvido del N9.El Nokia 808 PureView fue lanzado apenas hace dos años. Su sistema operativo era el Nokia Belle, una variación de Symbian. Lo que lo destacó fue su cámara con sensor de 41 MP (igual que el conocido Nokia 1020). Si bien se trataba de una cámara de avanzada, no gustó ni su pantalla (con resolución de 360×640 pixeles) ni la duración de su batería (era de 1400 miliamperios y no pasaba de 5 horas).

¿Cuál fue -o es- su teléfono Nokia favorito?

Responder