Producción de música electrónica

En este post se comienza a contar en tiempo real la experiencia propia de The Young People, proyecto recién estrenado desde el que se espera poder animar a toda la gente joven de edad y/o espíritu  inconformista sin experiencia previa que como en este caso tratan de aportar con humildad algo de creatividad e innovación musical. Y hablar de innovación hoy en día es hablar de música electrónica no es incoherente con el respeto y práctica del resto de estilos musicales, cada día más fusionados entre sí.

The Young People project es una iniciativa de música electrónica experimental que nace de la inquietud creativa detectada en personas que cuentan con formación musical (ya sea formal, no reglada o autodidacta) pero no con gran conocimiento tecnológico. En este caso, la experiencia previa parte de una formación autodidacta en su mayor parte con la guitarra, en estilos musicales como el Jazz o el Rock. Pero de lo que aquí se trataba era de comenzar desde cero una experiencia experimental, por lo que en esta primera fase se ha preferido obviar la incorporación de instrumentos analógicos así como cualquier composición a través de estos.

La primera obra se denomina New wave, y en ella cada uno de los sonidos han sido generados sin utilizar grabaciones ni samples de otras composiciones. El proceso de registro de autoría se ha llevado a cabo a través de Safecreative (otras herramientas son ColorIuris o el Depósito en los Registros de Propiedad Intelectual existentes), y en esta ocasión se ha optado por una licencia Creative Commons (atribución de autoría , posibilidad de realizar trabajos derivados bajo la misma licencia) frente a alternativas como Copyright o Copyleft, por lo que se permite y se anima a la realización de remezclas con estas condiciones. Podéis descargar la obra en Safecreative o Soundcloud.

El proceso creativo en este caso se ha llevado a cabo mediante la creación de loops que evolucionan y su posterior mezcla, y han sido generados en una sesión de trabajo. Existen, por tanto, claras diferencias con la composición tradicional desde el punto de vista creativo, aunque también similitudes como la estructura formal (intro, secciones, estrofas, estribillo, coda…) o la confluencia de armonía y melodía.

Algunos de los programas informáticos existentes que permiten labores de grabación, edición y producción musical son Pro Tools de Avid, Live de Ableton, Cubase de Steinberg, Logic de Apple, Sonar de Cakewalk, Traktor de Native Instruments o Soundforge de Sony. Las necesidades en cuanto a equipamiento son: un ordenador con buen procesador (en este caso un MacBook Pro modelo 3.1 del año 2008 con 2GB RAM y procesador Intel Core 2 Duo a 2´2 GHz), una buena tarjeta de sonido externa (en esta ocasión una Edirol , que a partir de ahora pasa a denominarse Roland, modelo UA-101, otras opciones interesantes son Motu o M-Audio) y un sistema de altavoces, en este caso por cuestiones económicas pasivos de gama baja, pero lo recomendable es que sean de respuesta plana (algunas opciones interesantes son Genelec, Behringer, Yamaha, Peavey, Alesis o JBL). Se ha optado por la producción a través de Ableton en Mac y una edición final en Soundforge en PC.

Como era de prever, el resultado dado el equipamiento y la experiencia previa es decente subjetivamente y manifiestamente mejorable objetivamente, pero no preocupa por el carácter no profesional del proyecto y la posibilidad de ir visualizando las mejoras en la calidad del sonido en sucesivas producciones.

Los costes de un estudio de grabación dependerán como podréis ver de la marca y la calidad del producto a elegir, aunque en líneas generales a partir de 1.000-1.200 € podéis contar con vuestro propio estudio amateur. Por lo tanto, ya no hay excusas para comenzar a componer y producir tu propia música, desde The Young People te animamos a que lo hagas realidad.

Responder